Masa de pizza casera

La pizza es platillo italiano cuyo origen se remonta a la la ciudad de Napoles, de acuerdo con la tradición culinaria las primeras pizzas eran panes cuya masa estaba enriquecida por hierbas de olor y aceite de oliva.

En los albores del siglo XX,  la receta se popularizó y llegó al resto del mundo, donde cada región le fue agregando ingredientes como salsa de tomate, queso y embutidos.

Preparar una deliciosa pizza en casa no es tan complicado como suena, solamente requieres algunos ingredientes que seguramente tienes en tu alacena y un poco de paciencia para darle el tiempo adecuado de horneado y la temperatura indicada.

A continuación te presentamos una práctica receta para preparar una deliciosa masa de pizza casera al estilo de la toscana:

Ingredientes:

1 kilogramo de harina blanca

30 gr de sal

30 gr de levadura seca

Agua, la necesaria

15 ml de aceite de oliva de preferencia extra virgen

Preparación:

1. Con la finalidad de hacer la masa más esponjosa, debes cernir la harina blanca con ayuda de un colador para formar un volcán dentro de un recipiente.

2. Después agrega la  sal y la levadura seca mezclando perfectamente.

3. Un vez mezclados los ingredientes abre un espacio en medio del volcán para añadir agua templada y el aceite de oliva.

4. Con ayuda de un tenedor revuelve la mezcla hasta que ésta se desprenda perfectamente de las paredes del recipiente.

5. Pasa la mezcla a una mesa ligeramente enharinada y procede al amasado hasta que alcance una consistencia homogénea.

6. El amasado consiste en aplastar y estirar la masa con la mano derecha para después doblar la masa por la mitad y presionarla con ambas manos, este movimiento debes repetirlo en forma continua por lo menos durante 15 minutos espolvoreando con un poco de harina la masa para evitar que se pegue en la mesa o en las manos.

8. Coloca la masa en un recipiente y déjala en un sitio tibio durante 40 minutos para comenzar su proceso de fermentación.

9. Una vez fermentada, presiona la masa con los puños para que quede libre del gas que se formó durante este proceso.

10. Corta 2 o 3 porciones para formar bolitas y con ayuda de un rodillo estira la masa para hasta obtener el tamaño y espesor deseado para la base de tu pizza.

Si deseas que tu pizza sea más crujiente, antes de hornear deja reposar la base espolvoreada de sémola en la bandeja del horno precalentado entre 250 y 290° C durante 10 minutos, después agrega los ingredientes de tu preferencia.

Pero si lo que te agrada son las pizzas gruesas y esponjosas, repite el procedimiento de fermentación descrito en el paso 8 durante 35 a 40 minutos, después agrega los ingredientes de tu preferencia y hornea la base por 20 minutos a una temperatura de de 220° C.

Espero que esta receta te ayuda a convertirte en un experimentado pizzer@ y puedas disfrutar con tus seres queridos de esta deliciosa pizza.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar